Toda una vida jugando a la vida – Los Sims 1

¡Hola simmers!

Allá por el 4 de febrero de 2000 en Norteamérica y el 28 de febrero de 2000 en Europa salió a la venta un juego que durante el desarrollo del mismo, los creadores se referirían a él como “El juego de juego”, “La casa de muñecas” o “Proyecto X”, pero finalmente se llamaría “Los Sims” por tratarse de un juego de “Simulación” de vida.

Su creador fue Will Wright cuya casa sufrió un incendio que quemó todas sus pertenencias. Tras recuperar apenas un boceto del juego que ya estaba creando y preguntar a su hija si estaba bien, Will Wright se vio obligado a encontrar un nuevo hogar y reconstruir su vida. En ese momento se dio cuenta de los pasos que había hecho al comenzar una nueva vida y de lo verdaderamente importante de ella, algo que enfocó en Los Sims. En 1993, propuso la idea a la empresa Maxis, pero ésta lo negó, pensando que los equipos en ese momento no podían manejar este tipo de juego. Sin embargo en 1995, volvió a hacer la propuesta y ésta vez fue aceptada. En ese momento EA llamó al juego Project X. En 1997, el nombre cambió a Los Sims, y comenzó el desarrollo del juego. Los primeros anuncios publicitarios de Los Sims salieron junto con el juego SimCity 3000 que fue lanzado el 31 de enero de 1999.

Los Sims planteaba un modo de juego totalmente nuevo y fue toda una revolución en su época. Era un juego sin fin, sin objetivos claros que cumplir, el jugador tenía que tomar sus propias decisiones y participar plenamente en un entorno interactivo. Por este motivo el juego tuvo mucho éxito entre los consumidores casuales de vídeo juegos. Sin embargo, planteaba un montón de objetivos secundarios claros, como el éxito profesional, la relación entre los sims, el matrimonio y la formación de una familia, la satisfacción de las necesidades básicas de los sims (dormir, comer, bañarse , entre otras acciones que imitan las necesidades de los seres humanos) y en resumen obtener la felicidad. La arquitectura y el sistema de inteligencia artificial fueron elogiados por muchos jugadores en su época.

Existían ciertas limitaciones en Los Sims, algunas de ellas fueron eliminadas en las expansiones y otras en la secuela. Una de estas limitaciones es que estos sims nunca crecían. Los niños eran siempre niños y los adultos eran siempre adultos, y vivían eternamente en el juego, es decir, no existía la muerte por vejez. El único crecimiento que presentaba es el de bebés a niños. Otra limitación era que no existía ningún concepto de calendario. Adultos y niños iban a trabajar y asistían a la escuela, respectivamente, todos los días. En particular, los adultos recibían una advertencia en caso de que no asistieran al trabajo durante un día, y eran despedidos si dejaban de trabajar durante tres días consecutivos, por suerte los niños podían estudiar en casa para mantener sus calificaciones escolares.

El CUS (Crear Un Sim) de estos sims era muy simple, sólo se podía elegir entre las cabezas y cuerpos que había prediseñados, tres tonos de piel, la edad adulta o niñez y el sexo hombre o mujer, eso sí, se le podían poner rasgos de personalidad y en función de los puntos de pulcritud, extroversión, actividad, ánimo lúdico y cordialidad que se le otorgaran hasta un total de 25 puntos eran de un signo del zodiaco u otro y existían compatibilidades e incompatibilidades entre los signos que hacía a veces muy difícil la relación entre sims. También se podía añadir una pequeña biografía o historia del sim.

Los sims tenían un cierto grado de libre albedrío (se podía desactivar), y a veces cuando no les ordenaba hacer algo éstos decidían hacer algo por su cuenta, o simplemente ignoraban lo que se les ordenaba, eran únicos. Pero los sims no eran totalmente autónomos porque eran incapaces de tomar ciertas decisiones, como el pago de sus facturas. Por lo tanto, si se les dejaba “vivir” sin supervisión, se podían endeudar y el cobrador los visitaba para llevarse algunos de sus bienes.

Aunque no todo era felicidad en los sims, los fracasos también existían. Uno de ellos es que todos los sims podían morir, incluso los niños. Había distintos tipos de muerte:
– por inanición (muerte por hambre)
– por ahogamiento
– por las graves heridas que surgen de un incendio
– por electrocución
– por depresión si pasan mucho tiempo con la barra de sociedad a cero
– por virus (causado por un conejillo de indias, cuando la jaula se deja sucia por mucho tiempo).
Además, los sims podían abandonar el hogar en el que vivían y nunca más regresar por varios motivos: dos sims adultos con una mala relación podían atacarse, lo que eventualmente hacía que uno de ellos abandonara su hogar si resultaba perdedor; los niños podían ser enviados a la escuela militar, si su grado escolar permanecía al mínimo durante varios días consecutivos.

Se podía decidir que habilidades hacer que un sim desarrollara y en aquel momento eran Cocina, Mecánica, Carisma, Físico, Lógica y Creatividad. Eran imprescindibles para poder ascender en los trabajos, así como también realizar cada vez mejor las cosas diarias de su vida, como cocinar o reparar algo estropeado.

Estos sims vivían en un barrio con 10 solares, sí sólo 10 solares, pero a medida que fueron saliendo las expansiones más barrios se fueron añadiendo, aunque excepto El Centro que llegó con la expansión “Primera cita”, los tres destinos vacacionales que vinieron cuando los sims se pudieron ir “De vacaciones”,  la Ciudad Vieja que apareció en la expansión “Animales a raudales”, la Ciudad Estudio que era el lugar para poder buscar el estrellato y saltar a la fama con los sims “Superstar” y Ciudad mágica con “Magia Potagia”,  los demás eran clones del primero.

No sólo se podía manejar a los sims también se podían construir y decorar las casas con muchos estilos diferentes, una faceta que a muchos les alucinó y con la que podían plasmar esa creatividad que llevaban dentro.

Después de su lanzamiento inicial, Los Sims han sido complementados con siete expansiones, cada una de ellas con una temática distinta, pudimos ver como los sims empezaban a estar “más vivos que nunca” y tenían nuevas carreras profesionales, se enfrentaban a nuevas situaciones y nuevos personajes como el Genio, Papá Noel, el Payaso trágico, el Servo y la famosa Parca que hacían que ocurrieran cosas inesperadas y se añadiera aleatoriedad al juego, ¿quién no jugó con la Parca a piedra, papel y tijera para salvar aun sim querido o fue abducido por un OVNI?

Más adelante los sims pudieron organizar fiestas con “House Party” donde los sims podían comer ciertos manjares en la mesa buffet, bailar en las pistas de baile animados por los DJ y donde el mimo y el aguafiestas a veces se convertían en los protagonistas si la fiesta no llegaba a un buen punto de diversión, unos cuantos meses después también pudieron tener su “Primera cita” en los restaurantes y parques de El Centro y salir por primera vez de sus hogares para encontrarse con los townies que deambulaban por las calles y donde la Señorita Traseroajado, más tarde conocida como Agnes Culoprieto, una señora mayor con el pelo canoso y muy educada, intentaba arruinar el romanticismo golpeando con su bolso dando reprimendas a los sims si los veía besándose en plena calle. Se añadía la opción de comprar flores, joyas, juguetes y chocolates para regalar a otros sims.

Después de tener esa primera cita y conseguir formar una familia, los sims pudieron ir “De vacaciones” eligiendo entre 3 destinos (playa, campo y montaña) con un montón de actividades para hacer en cada uno de ellos y pasar unos maravillosos días haciendo snowboard, peleas de bolas de nieve o globos de agua, jugando al voleibol, pescando o haciendo castillos de arena entre otras muchas cosas y por la noche a dormir o en tiendas de campaña o en hoteles, ¡todo era diversión!

Pero … ¿que sería una familia sin los animales de compañía? Nada, de modo que llegaron “Animales a raudales” y nunca mejor dicho porque además de los perros y gatos que sólo se podían adquirir en las tiendas de la Ciudad Vieja también podían tener peceras, jaulas para periquitos o tortolitos, tortugas, terrario para iguanas y dos especies de loros. También empezaron a cultivar sus propias plantas al incluir la jardinería y podían almacenar sus productos cosechados al igual que otras cosas en el nuevo inventario.

Unos meses más tarde llegó el momento de convertirse en “Superstar“, como estrella de cine, de rock o como modelo y vivir la vida de los ricos y famosos en una Ciudad Estudio con estudios de grabación de audio y vídeo, balnearios y tiendas de ropa de alta costura. Los sims podían rodearse de otros sims famosos como Avril Lavigne, Andy Warhol, Christina Aguilera, Marilyn Monroe, y Jon Bon Jovi, de paparazzis y también eran perseguidos por algunos fans algo obsesionados.

Y como broche de oro a esta maravillosa saga llegó “Magia Potagia” donde podías esperar lo inesperado. Ahora los sims podían hacer magia, lanzar un montón de hechizos, hacer encantamientos. En Ciudad mágica podían hacer duelos mágicos, resolver juegos enigmáticos, montar en atracciones, presenciar espectáculos de magia y un sin fin de cosas más, ¡ah! hasta pudieron tener un dragón como mascota y un esqueleto como asistenta, ¡cómo olvidar a Bonehilda!

Los Sims fue uno de los primeros juegos que animó a los jugadores a crear su propio contenido, añadiendo carpetas de descargas en los archivos del juego. Fanáticos de todo el mundo empezaron a dar rienda suelta a su creatividad y por internet empezaron a aparecer páginas web dedicadas sólo al juego. La gente tenía la oportunidad de crear sus propios cabellos, ropa y objetos para después mostrarlo a toda la comunidad. Todo ésto, además de las ideas y peticiones que se le ocurría a la Comunidad, fue una gran baza para Maxis y EA a la hora de crear las siguientes sagas de las que hablaremos con más detenimiento en próximos artículos.

 

No os perdáis la siguiente entrega donde daremos un repaso a Los Sims 2.

 

Artículo creado para participar en el evento #20AñosDeSims que organizaron Creadores Sims y Simlish4 

Toda una vida jugando a la vida – Los Sims 1
5 (100%) 5 voto[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies